4 dic. 2009

Análisis de Halloween Kiss Sexy

Posteado a la/s 16:03 por Ruben


Detrás de la esencia Halloween Kiss Sexy se esconde el polifacético diseñador, modista, creador y empresario Jesús del Pozo.

Su andadura empresarial empezó en Madrid con una tienda para hombres en el centro de la Movida madrileña, a partir de ese momento le va a suceder una larga trayectoria profesional en campos como: moda de mujer; vestuario de cine, televisión y teatro; moda de niños; diseño de joyas…

En 1992 es cuando apareció su primera fragancia femenina, "Duende", a la que le siguieron: "Quasar" (1994), "Esencia de Duende" (1996), "Halloween" (1997), "Quasar Adventure" (1999), "J. del Pozo In Black" (2005), “Halloween Kiss“(2008) y actualmente “Halloween Kiss Sexy”

Pero, ¿Cuál es la historia de esta esencia?

Hace doce años Jesús del Pozo creaba “Halloween”, cuya imagen se encontraba a medio camino entre la inocencia y la perversidad, así era la mujer que se buscaba para esta fragancia. Para ello se valía de una mujer etérea, casi irreal, envuelta en nubes de plata y violeta. La cinta maquillada alrededor de sus ojos enfatizaba una mirada que hipnotizaba. El frasco estaba cuidadosamente diseñado consistía en una ánfora moderna de cristal transparente y aluminio plateado en la base y el tapón. Un diseño singular para un filtro mágico. Todo ello envuelto por un elegante y sofisticado estuche que combinaba los colores plata y malva, el estuche además estaba decorado por imágenes de cinco tipos de flores: el lirio, la rosa y tres especies de orquídea, una en cada cara. El director creativo de este perfume fue Juan Gatti diseñador de los carteles promocionales de las películas de Almodóvar.


En 2008 la fragancia dio un giro a su imagen con “Halloween Kiss” que venía a representar el mismo deseo vivo. Una combinación explosiva y adictiva, interpretada en el perfil provocador de una mujer desnuda pero maquillada. La luz de neón convertía su cuerpo en un lienzo sobre el que se dibujaban contrastes de rojos, rosas y blancos. Una belleza moderna llena de anhelo, deslumbrada por un elixir que destilaba atracción, deseo y un erotismo embriagador. El frasco seguía conservando la forma de ánfora aunque reinterpretada y estilizada, decorada con exóticas orquídeas japonesas en tonos neón. Rojo deseo, sobre vidrio que remite a universo oriental. El estuche también cambiaba ahora primaban los Colores casi fluorescentes marcando tendencia. Tonos saturados, al límite entre el rojo y el rosa eléctrico creando una explosión sensual. Una imagen cosmopolita, magnética. Una corriente eléctrica que recorría todos los sentidos.

La agencia que se esconde detrás de este trabajo es Perfumes y Diseño (pyd) una empresa española dedicada exclusivamente a la creación, desarrollo y distribución de fragancias en el mundo entero. Creadora y distribuidora en los cinco continentes entre sus fragancias cabe destacar a diseñadores españoles de la talla de Jesús del Pozo o Roberto Verino y marca de joyas como TOUS.

La comunicación del producto se ha realizado durante todo este tiempo en revistas de moda femenina en meses cercanos a la navidad noviembre y diciembre.

Tras el éxito de “Halloween Kiss”, el nariz Christophe Raynaud (Givaudan) ha repetido colaboración con Jesús del Pozo para esta fragancia, que se puede considerar la “hermana perversa” de la primera. Su lanzamiento además se ha hecho coincidir con el 35 aniversario de Jesús del Pozo en el mundo de la moda.

La imagen viene a representar una atmósfera urbana: propia de ciudades como Tokio, Shanghai y Seoul. Enfatizando el erotismo oriental en mentalidad adolescente. El neón, la música, el ruido, la noche. La transgresión, lo prohibido, los sitios de mayores, los graffitis, los taxis, los coches, las motos.

En primer plano podemos ver a una chica y a un chico, mientras él se derrite en los brazos de su joven amante, ella sigue impasible y mira directamente a la cámara con una mirada llena de atrevimiento e insolencia. Esa imagen robada, furtiva convierte un fugaz momento de entrega sexual en una declaración. La mujer no es una víctima, ni mira con arrobo, sino que ella es la que está al mando, la que lleva las riendas de la situación.

El producto esta inspirando en un juego de palabras “Kiss” y “Sexy”. Kiss viene a representa el hecho de besar y que te besen mientras que Sexy con una tipografía que rompe la linealidad viene en el sentido de ser un apasiona expresada sin tapujos.

Si tuviésemos que encasillar esta fotografía en un género determinado para favorecer su identificación diríamos que pertenece al género publicitario, aunque debemos ser conscientes de que esta misma fotografía podríamos decir que pertenece a dos géneros más: retrato y el desnudo.

El ratio de la fotografía es a sangre, significa que no existe una separación entre la página de la revista y la imagen fotografiada. La porción de realidad que el fotógrafo ha retratado en esta imagen pertenece a un plano medio más cercano a lo que se conoce como plano americano que a un plano medio propiamente dicho. El nivel de la cámara respecto a la mirada de la chica retratada nos da la clave para saber que la imagen ha sido tomada ligeramente contrapicada con un objetivo de 35mm.

La gama tonal de la imagen es amplia ya que presenta muchos tonos intermedios, mientras que el contraste a simple vista podríamos pensar que es bajo pero debemos estar más atentos a los detalles de la imagen: color de las cejas, del pelo del chico para confirmar este aspecto.

La fotografía presenta con una luz en la espalda a media altura que es la que produce el efecto contorno en la silueta de la chica. No es una luz dura ya que no se come esa silueta solo la contornea. Otra luz frontal derecha que ilumina el cuerpo del chico y por ultimo un luz frontal izquierda que ilumina a la chica y es la luz principal de la composición.

Por último el perfume y la superficie que lo rodea está inundado por una luz rosada posiblemente producido por un programa de retoque fotográfico como por ejemplo adobe photoshop.